Vidas Cruzadas

Al colegio con una sonrisa

Laura Calles, trabajadora social del Colegio San Antonio en el distrito madrileño de Tetuán, no pudo incorporarse al centro en peor momento. “Conmigo traje la crisis”, comenta consciente de la realidad económica. Cuando inició esta faceta profesional hace cinco años, los padres de los alumnos tenían trabajo: las mujeres, como empleadas del hogar; los hombres, en la construcción. De parejas activas laboralmente a no tener un empleo, a cobrar el paro, después el subsidio, la renta mínima y, por último, a pedir comida en la parroquia. Desde el pasado curso, los alumnos del centro se benefician de las becas de comedor y libros de la ONG Ayuda en Acción.

Laura conoce muy bien las historias de los alumnos de este colegio, casi el cien por cien de familias inmigrantes, procedentes principalmente de República Dominicana y Filipinas. En estos momentos, son 190 niños los que asisten a clases de infantil y primaria. Conoce sus nombres y su situación personal, porque su labor consiste en ayudar a las familias con el fin de contribuir al desarrollo social y académico del niño. Desde su puesto, gestiona las becas de Ayuda en Acción que desde el curso pasado disfrutan los niños para libros y comedor. Un balón de oxígeno para las familias que han visto en los últimos años reducir las ayudas públicas de forma drástica.

Las ayudas se enmarcan en el proyecto de apoyo a las necesidades básicas de la infancia de Ayuda en Acción, al que la Fundación Mutua Madrileña ha contribuido con la recaudación solidaria de los conciertos de Inma Shara y la Orquesta Clásica Santa Cecilia celebrados en las Navidades de 2013. El proyecto de Ayuda en Acción ha beneficiado el pasado curso a más de 7.200 alumnos de 21 centros educativos de toda España. En el caso del Colegio San Antonio, las ayudas han ido destinadas a becas de comedor y de libros. A Laura le han llegado este curso solicitudes de 106 alumnos. Ninguna de las familias supera una renta mensual de 2.000 euros. Los documentos de ingresos y gastos le ayudan a conocer las diferentes situaciones familiares, pero no necesita hurgar mucho para ver la realidad de cada alumno. “Creo que llego a tener una situación bastante realista de las familias y puedo asegurar que a todos los niños a los que se les han concedido las ayudas, las necesitan al cien por cien”, confirma la trabajadora social.

Todos los padres que han solicitado becas de libros las han recibido. Los manuales en primero de infantil pueden suponer unos 170 euros y en primero de educación primaria unos 350 euros este curso –“y somos un centro de los más baratos”, explica Laura-. La fórmula de reparto pretende ser lo más justa posible, por eso si los padres solo pueden pagar 100 euros, se le subvenciona el resto, con independencia del curso y de su situación. “El objetivo no es solo solucionarles la papeleta, sino que sepan que se les tiene en cuenta”.

Con las becas de comedor, lo mismo. El centro completa con el dinero recibido de Ayuda en Acción las ayudas de la Administración, bastante escasas para Laura, pues suponen en torno a la cuarta parte del importe del precio del comedor en su colegio. Con el refuerzo económico de la organización, los padres pueden llegar a tener cubierto el 80% de este gasto. “Hay familias que trabajan y tienen que dejar a los niños en comedor, pero también vemos que hay niños que lo necesitan”. No hay casos de desnutrición, pero sí ejemplos de niños con una pobre base alimenticia. Los índices de pobreza no son sólo frías estadísticas. Laura comprueba como hay familias que comen gracias a las ayudas, de los bancos de alimentos, de la Cruz Roja, de los servicios sociales. “A ninguna familia le gusta ir a la parroquia a pedir ayuda si no la necesita realmente”.

Desarrollo social y académico

La trabajadora social se implica en las situaciones familiares de los alumnos, porque el ambiente en casa puede afectar al desarrollo social y académico de los niños. En esta tarea cuenta con el apoyo de Ayuda en Acción. El curso pasado, por ejemplo, han puesto en marcha un taller de búsqueda activa de empleo, muy enfocado a mejorar la autoestima a la hora de enfrentarse a un mercado laboral cada vez más exigente. “Salir con fuerza a buscar trabajo es muy importante, porque ya no lo buscan”, explica Laura. Ha escuchado más veces de las que le gustaría la frase de “para qué voy a buscar un empleo si siempre me dicen que no”. Por eso, en el taller han atacado el problema desde varios frentes: la motivación, los puntos fuertes del candidato para que se sepa vender y cuestiones prácticas como elaborar un currículum, buscar empleo por internet o realizar una entrevista de trabajo.

El balance del curso les anima a repetir la experiencia este año. Para empezar, en el colegio han creado una comisión de familias para que éstas puedan ver al centro como un referente social. Es una actuación en dos direcciones, porque a su vez el colegio puede obtener más colaboración de los padres. “A los niños les afecta lo que viven en casa. Cuando la familia no puede pagar la hipoteca o el alquiler, los libros y la comida, la educación del niño pasa a segundo plano”. Laura lo ve hasta cierto punto normal. “Si no tienes las necesidades básicas cubiertas ¡cómo te vas a ocupar de que el niño estudie!”. El estado emocional del niño le delata, más si el colegio sabe por las pruebas de los orientadores que no tiene problemas de tipo intelectual.

“Las familias de nuestros alumnos tienen ayudas significativas desde que estamos con Ayuda en Acción”. El curso pasado y el actual, porque la situación económica no ha mejorado, insiste Laura. Con este panorama, la nota alegre la ponen los niños, cuando salen felices del comedor.

2 comentarios en “Al colegio con una sonrisa

  1. Muy interesante entrevista a una trabajadora social con mayúsculas. Sé de más proyectos en los que anda metida para conseguir a sus chicos todo lo que puede. Ojalá hubiera más Lauras Calles!!!!

    Gracias, Laura, por tu profesionalidad, sacrificio y compromiso. Eres un ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *