Vidas Cruzadas

El Colegio Público (CEIP) Francisco Arranz, en sus 60 años de historia, ha escolarizado a tres generaciones e incluso los profesores han confiado a sus compañeros la educación de sus hijos. ¿La clave? “Un modelo educativo de calidad y compromiso con los chavales”, afirma su director Luis Esteban. Un objetivo, prestar cooperación a las familias; y un aliado, Ayuda en Acción, que colabora con becas de libros y de comedor de las que se benefician 34 alumnos.

El colegio es la segunda casa de Luis, que lleva en este centro veintitrés años, once de ellos como director. El suyo es un compromiso con la educación y los valores. En el centro, siempre han ayudado a las familias, en torno al 15% de ellas con necesidades socioeconómicas. Fruto de ese interés, y porque había chavales que no se podían quedar a comer al no recibir beca, el colegio se puso a buscar ayuda y la encontró en Ayuda en Acción.

La respuesta llegó el curso pasado de la mano de esta ONG: becas de comedor y de libros para ayudar a los alumnos a salir de un círculo vicioso: “Los chavales tienen problemas porque las familias tienen problemas”.

La ONG Ayuda en Acción comenzó en 2013 a trabajar por primera vez en España para mejorar las condiciones de vida de los miles de niños y sus familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

El proyecto ha paliado las carencias de más de 2.000 niños, mediante becas de comedor, de libros de texto y material didáctico, así como becas para excursiones y refuerzo educativo. Para su puesta en marcha, la organización ha contado con la colaboración de la Fundación Mutua Madrileña, que ha destinado a esta iniciativa la recaudación solidaria de los conciertos navideños que organiza desde 2013 con la directora Inma Shara y la de los celebrados con la Orquesta Clásica Santa Cecilia.

El objetivo del mismo es atender a los alumnos en un aspecto básico asistencial. Además, de forma indirecta, Ayuda en Acción está colaborando con el colegio en la nueva biblioteca, abierta todo el día para la comunidad educativa.

La experiencia de Luis Esteban le dicta que los alumnos del CEIP Francisco Arranz están bien formados. Su gran orgullo: llenar año a año las matrículas del centro, a pesar de estar rodeados de colegios y no contar con grandes instalaciones deportivas. Todo, con unas estadísticas de conflictividad bajísimas.

Cualquier plan que mejore la dinámica interna del centro es bienvenido. Ya han trabajado con otros colegios europeos y ahora repiten experiencia. Durante los próximos tres años, los alumnos del CEIP Francisco Arranz se emparejarán con estudiantes de otros países, con los que mantendrán contacto y realizarán actividades comunes. Para el director, es una experiencia que enriquece la vida escolar.

Luis Esteban tiene interés en transformar el colegio en un centro abierto para cualquier tipo de iniciativa. Resultado de este empeño son las casi 40 actividades que la activa asociación de padres tiene en marcha por las tardes.

El pasado verano, pusieron en marcha una iniciativa para ayudar a los padres a encontrar empleo, que estaba acompañada de comedor para los niños. Esta actuación está en línea con la política de Ayuda en Acción de estar al lado de las familias de los alumnos para generar oportunidades socioeconómicas que les permitan salir de la vulnerabilidad. El colegio ayuda en todo lo que puede a las familias y a cambio recibe mucho agradecimiento y apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *